Hace más de tres décadas, era tal mi obsesión por conocer más y más vinos, bodegas y zonas vinícolas, que cuando iba a una feria vinícola, ni siquiera hacia un alto para comer o descansar, a los pobrecillos compañeros de viaje que venían conmigo, acababa agotándolos y a veces dejándolos aparcados en cualquier esquina, de ahí que me llamasen –a veces en tono despectivo- Enópata. Pues lo mío ya no era una afición, sino casi una enfermedad.En la calurosa cosecha del 2003, visitando una bodega y en medio de un viñedo de Merlot, conocí afortunada y fortuitamente a la que hoy es mi mujer: Rebeca. Ella me ayudó a canalizar mi obsesión por el vino y así nació “Enópata”, nuestra tienda de vinos soñada.En ella se pueden encontrar muchos de mis vinos favoritos, aquellos que me han emocionado y enamorado de este mundo, elaborados por productores artesanos, casi siempre biodinámicos, muchos de ellos pirados, gente dura y aguerrida, pegada a la tierra, que trabaja de forma apasionada y que no escatiman ningún esfuerzo si ello va a mejorar su amado vino.En Vinoteca Enópata contamos con más de 6.000 vinos de todo el mundo, cuidadosamente seleccionados, que ponemos a tu disposición, pues sin duda ellos serán capaces de emocionarte profundamente, como lo han hecho con nosotros.