CAUTION WET (Huet)
O Feliz salida y entrada. (De lo que quieras)
Nunca creí que llegase con vida a estas alturas de siglo, no se porque, pensaba que iba a “vivir rápido, morir joven y hacer un bonito cadáver” (John Derek en “Llamad a cualquier puerta” Nicholas Ray)Considero que la vida, vivida con intensidad y sentido lúdico, se convierte en un bello poema; a pesar de mis esfuerzos, no es mi caso, al menos todavía, pero creo que aún me queda tiempo para dar unas cuantas pinceladas que conviertan mi poema vital en algo interesante, que merezca haber sido vívido. (con acento en la primera i)

Como decía Manolo García en su profunda canción Lápiz y Tinta, “La vida es Lápiz y Tinta y el placer de reencontrar (se)”, (el “se” final es de mi cosecha) últimamente, -ya liberado de la encarnación de la negatividad- con un buen vino, lápiz, tinta y alguna superficie plana donde escribir, soy feliz.

Aunque esta epístola no lo refleje nítidamente, me siento mejor que nunca.

Este pasado 2018, muy a mi pesar, ha sido una constante y absurda montaña rusa emocional, cuando a lo que yo aspiraba era a una balsa de aceite, una especie de remanso de paz que me permitirse escribir (no solo a los putos morosos) y pintar (no solamente los techos de enópata), una vez más, la pertinaz realidad se ha encargado de cercenar mis anhelos y diluirlos en un proceloso y oscuro mar, que por momentos olía intensamente a sulfhídrico.

Además, fue el año de mi quinta separación sentimental (voy a por la Taylor): “Quien pierde una buena mujer, no sabe lo que gana” solía decir mi padre, que paradójicamente nunca se separó, pero cuánta razón tenías papá. 😊 Ahora te entiendo.

 

Este año 2019, mis deseos y anhelos serán los mismos de siempre, “Comer, beber, amar”, (Ang Lee) además de escribir y pintar claro.
Habrá algunos cambios en Enópata, nos especializaremos más en vinos míticos y en venderlos fuera de este erial llamado Valencia, internacionalizaremos el Club Enópata (de una puta vez), potenciaremos la parte gastronómica de Enópata a base de buenos productos poco manipulados, y después de Reyes, abriremos un pequeño Wine Bar, (modesto, pero pretencioso) -sí, ya lo sé, no escarmiento-, en el que se podrán probar cientos de vinos de buena calidad, (no industriales ni perrunos) por copas, de las nuestras, y hablando de copas, ahora que me acuerdo, os anuncio oficialmente, que ya no habrá más AFTER WORK en la puta vida, vosotros lo habéis querido así. Mi querida flauta de concierto Hohner robada por un hijo de puta, cientos de libros robados, y cientos de copas mangadas a traición nos obligan a ello. Aunque lo parezcamos, no somos imbéciles, por tanto “NUNCA MAIS”.

Esta ciudad no está para florituras como nuestras copas de cristal soplado, vinos artesanos o ediciones únicas de libros dedicados; sino para cacao y tramusos, copa de duralex, vino perruno y ¡bajo el río!, es lo que tenemos y exactamente lo que nos merecemos.

Desde que tasé aquella bodega particular de Vetroz (Suiza), que tenía más de 23.000 botellas de vino y destilados, que un rico/pobre infeliz “hombre de negocios”, se dejó sin beber; pensar que esto mismo me pueda suceder, es algo que me aterra, además es una de mis pesadillas recurrentes, observar inmóvil como mis ex-cuñados y enemigos se beben mis vinos más preciados. Bufffff
No me preocupa la muerte en sí, (que nos llegará a todos con total certeza) sino el hecho de irme al otro barrio sin beberme mis joyas, a esta provecta edad, he de comenzar a disfrutar de mis grandes vinos, -algunos de ellos llevan esperándome durante décadas-, nunca se sabe en qué recodo del camino nos espera la parca con su afilada guadaña, y no me gustaría dejar todas esas emocionantes historias líquidas sin disfrutar, sin escribirlas, sin hablarlas, sin aprehenderlas en mi corazón.
De hecho, ya me he puesto a ello. 😊 Este medio día, sin venir a cuento y por el morro, me he fundido un provecto Puligny Montrachet “Les Pucelles” de 1.967 (Esta va por ti Miguel)

Como es natural, esta misiva de Nochevieja, no está dedicada a mis mis múltiples ex parejas y ex suegras, sino a toda esa pléyade de modelos rusas, que han entendido que la belleza reside en el ejercicio, la alimentación, la tensión corporal y la genética, ellas nos muestran con agrado sus bellos cuerpos y sistemáticamente -junto con el vino- nos reconcilian con el mundo.
Gracias a cada una de ellas. (Molaría dárselas en persona). Citaré solo algunos nombres, para no cansaros con mis obsesiones confesables.
Anastasia Martzipanova, Anastasia Scheglova, Dana shy, Ekaterina Zueva, Irina Shayk, Katerina Bolinger (No Bollinger por desgracia),Katerina Rubinovich, Kristina Makarova, Liza Svistunova, Marina Polnova, Marketa Stroblova, Marta Mayer, Mary Shum, Masha Maximova, Matilda Stormwing, Natalya Krasavina, Natasha shy, Natasha Poli, Olga Katysheva, Polya knyazeva, Rachel Cook, Tamila Teplitskaya, y un par de docenas más. Si os pica la curiosidad, podéis ver el PINTEREST de VINOS ENÓPATA, que viencalentitono este invierno, casi 40.000 fotografías de todo tipo, muchas de ellas han burlado la absurda censura de este portal, ¡nada de tocamientos impuros que os conozco! 😊

Marketa Stroblova

Gracias a ellas y a su maravilloso efecto sedante, muchos de vosotros seguís con vida. (Ya sé que es un comentario sexista (Weinstein y Einstein) y que ahora no están bien vistos, pero… ¿qué puedo hacer? ¡Soy un hombre! 😉 (Jack Lemmon en la genial Some Like It ot de Wilder)


Lo de “Feliz Salida y entrada” para felicitar el año nuevo, mola por la connotación sexual que se desprende, pero no es de buen gusto en este tipo de felicitaciones, al próximo que me lo diga en el careto, le crujo los 206 huesos de su cuerpo y luego me bebo un Phinca Lali de David Sampedro y me quedo tan fresco.

En cuanto a los PROPÓSITOS DEL AÑO 2019, dejaros de chorradas tipo aprender inglés, ir más al gym, ponerte a “régimen” (me temo que ya nos pondrán los de VOX) viajar a las Fidji (recuerda que, si no eres enólogo bordelés de alto nivel, (todos ellos van por el careto, invitados gentilmente por la industria corchera) te tienes que pagar tú el viaje) o querer más a la parienta (e), darle más masajitos, viajar más, etc. Etc. Esto no tiene sentido, son una mierda de propósitos y sabéis que no las vais a cumplir, y a cambio estaréis adquiriendo frustraciones, (igual que los que creen en la amistad o en el amor) así que rompe tu lista de deseos ahora mismo y disfruta de la vida.

Mi propósito para él 19, es muy sencillo, el primero y más deseado es que el Mediterráneo, -en la antigüedad Crisol de Culturas-, deje de ser un inmenso féretro para miles de (In)migrantes, el resto de deseos son simples: Alejarme de esas personas oscuras y rabiosas, que desconocen el sentido lúdico, y que solo saben odiar y “sufrir” por el mundo al mismo tiempo, este es mi principal deseo, pero luego…..beber y vivir, o viceversa; lo más intensamente que pueda, follar como un salvaje……y de vez en cuando hacer el amor, además de beber como Dios, los mejores vinos que me pueda permitir mi prodigioso hígado y mi maltrecho bolsillo.
Solamente eso. Así de simple soy, a pesar de mi bicefalia congénita.
No os deseo la falsa felicidad del consumismo, ni siquiera la real, pues eso no vale para nada, ya procurareis vosotros solitos joderos la vida, -y si no lo harán vuestros cuñados- o hacienda o vuestra pareja (en nombre del amor, claro está), sin necesidad de mis candorosos deseos.

Por último, les recomiendo que, como diría el Sargento Furillo: TENGAN CUIDADO AHÍ FUERA, (el suelo está mojado, CAUTION WET y no es precisamente flujo), además, como siempre, el cielo está cubierto de hijos de puta, por eso muchos días ni siquiera podemos ver el sol.
Recordad lo de “1.000 maneras de morir” 😊, toda precaución es poca ante un destino siempre acechante y cruel.

Y ¿Cómo no?, ¡Feliz salida y entrada! (de lo que prefieras, latex, Jelly, PVC o solomillo ibérico de bellota) 😊

Y, por último, “la soledad no es estar solo, la soledad es no saber amar(se)” y yo me amo demasiado para sentirme solo.

Juan Ferrer Enópata ©

“La vida es demasiado corta para desperdiciarla bebiendo malos vinos”